Entre el Deber Ser y el Ser



La diversidad de bagajes culturales, la educación, el origen y la vida social van moldeando nuestro carácter, lo van haciendo único (aparentemente), pero dentro de toda esa gama de posibilidades todavía se pueden señalar rasgos comunes; características que hacen que nos parezcamos todos los mexicanos. Algunas son particularidades muy positivas, otras son vicios y malos hábitos. He hecho una división cien por ciento arbitraria apuntando las diferencias entre lo que yo llamo “Mexicanos” y los “Mexinacos” reconozco abiertamente que yo encajo en ambas categorías en distintas circunstancias y éste ejercicio consiste en eso mismo, en reconocernos e intentar corregir lo que creamos que no está tan bien. A continuación la lista:

Mexicano es el que espera en la fila del banco.

Mexinaco es el que aprovecha cualquier distracción para colarse.

Mexicano es el que devuelve el dinero cuando le han cobrado de menos en una tienda.

Mexinaco es el que se queda callado y conscientemente lo roba.

El Mexicano está orgulloso de su país y de sus tradiciones, respeta su idioma y trata de enriquecerlo.

El Mexinaco supone que usando palabras en inglés o cualquier otro idioma sobresale y adquiere mayor posición social.

El Mexicano paga impuestos porque es su obligación.

El Mexinaco evade sus responsabilidades fiscales porque cree que son un abuso.

El Mexicano se estaciona en un lugar adecuado aunque tenga que caminar después.

El Mexinaco se estaciona en doble fila en la calle porque “solamente va a tardar un minuto”

El Mexicano da vueltas en un estacionamiento hasta que encuentra un lugar.

El Mexinaco se estaciona en el lugar para inválidos.

El Mexicano sale de su coche y abre la puerta para guardar el auto.

El Mexinaco toca el claxon para que alguien le abra la reja.

El Mexicano procura leer con frecuencia.

El Mexinaco prefiere ver la televisión todo el día.

El Mexicano escucha la opinión de los demás.

El Mexinaco arrebata la palabra para imponer su visión.

El Mexicano respeta el trabajo de la servidumbre.

El Mexinaco supone que la servidumbre es de su propiedad.

El Mexicano educa a sus hijos, los conduce y los guía con el ejemplo.

El Mexinaco golpea a los hijos para imponer su propia ley.

El Mexicano guarda la basura que genera y la recicla.

El Mexinaco mantiene limpia su casa ensuciando la calle.

El Mexicano está abierto a la diversidad de pensamientos y creencias.

El Mexinaco sermonea a todos para imponer su única religión y creencia.

El Mexicano trabaja, da empleo y genera recursos.

El Mexinaco asiste a eventos políticos y después estira la mano para que el gobierno le de.

El Mexicano estudia y medita antes de votar en una elección política.

El Mexinaco se abstiene porque “Esto nunca va a cambiar”

El Mexicano saca a su mascota a defecar en la calle y siempre lleva una bolsa de plástico para recoger la suciedad.

El Mexinaco tiene una mascota que solamente adorna su azotea y jamás lo procura.

El Policía Mexicano levanta infracciones de tránsito.

El policía Mexinaco acepta sobornos.

El Mexicano respeta el reglamento de tránsito.

El Mexinaco soborna.

El Mexicano acepta las diferencias y aprende de ellas.

El Mexinaco discrimina a las personas por su raza, posición social o sexualidad.

Este es un trabajo en permanente construcción y estoy listo para escuchar más sugerencias y ejemplos que incluiré en una segunda versión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s