Cuello blanco


Todo se sacudió y esa fue la señal para que una de ellas se separara del las demás y subiera a toda velocidad a la recámara.

Los recuerdos de Carlos se iban desgastando. Muchas veces se nublaban, otras tantas eran claros como el agua. Ese vaivén de sensaciones lo estaba volviendo loco. Ahora estaba seguro de que los motivos para tomar aquella decisión, habían sido inconscientes. Prácticamente había decidido su vida sin estar ni despierto ni presente. Todo parecía tan fácil en aquel momento.

“Quince centavos, Carlos, solamente son quince centavos. Nadie se va a dar cuenta”. Recordó con una claridad espeluznante.

La mecánica era simple: por cada pago que se hacía para el Seguro Social de los trabajadores, Carlos extraía quince centavos y los depositaba en una cuenta personal. La llave para que ese robo fuera tan eficiente era la posición política que ostentaba. Únicamente tenía que rendir cuentas a su jefe y él se llevaba diez de cada quince centavos en cada operación. Habían sido cinco años extraordinariamente productivos. Los depósitos de los trabajadores llegaban puntualmente mes a mes. Eran entre diecisiete y diecinueve millones de empleados afiliados al Seguro Social en todo el país, así que tomar esos centavos de cada uno le representaban dos millones de pesos cada treinta días. Después de cinco años haciéndolo, su cuenta mostraba casi ciento cincuenta millones de pesos.

–Dinero que nadie va a extrañar jamás– se decía con frecuencia dopando a la consciencia y regresándola al sopor para que dejara de molestar.

Una vez en la recámara, ella se acomodó como siempre, reclinada, silenciosa, amenazante. En esta ocasión, y por enésima vez, todo podía pasar, pero también todo podía terminar en nada.

Cuando Carlos repasaba los hechos de las últimas semanas, se encontraba con una serie de señales que le venían indicando que las cosas iban a terminar mal. El funcionario de renombre y con futuro en la escena política del país era su jefe; no, él; el que tenía una reputación pública que se debía cuidar era su jefe. Carlos sabía que el partido apoyaba al puesto superior siempre.

–¿Por qué fui tan ingenuo? – se lamentaba desesperado.

Carlos de la Fuente solamente era un peón en el juego, el chivo expiatorio que se tenía que sacrificar por intereses más altos. Las repercusiones judiciales del asunto caerían sobre sus hombros, el escándalo público y el linchamiento en los medios de comunicación serían sólo el principio. Tal como lo sospechaba, apenas unos días después de su reflexión, su jefe había descubierto ese enriquecimiento ilícito, lo había denunciado y cooperaba afanosamente con las autoridades para castigar, ejemplarmente, a los funcionarios corruptos.

Cuando el martillo golpeó la parte trasera de la recámara, ocurrió instantáneamente una explosión, el fuego ocupó todo el espacio y ella corrió hacia la salida. Al cruzar el umbral se encontró de frente con un larguísimo túnel y lo recorrió vertiginosa…

Carlos sabía lo único que le quedaba por hacer.

El sudor le escurría por el rostro, empapando en su camino la camisa de seda. Un temblor involuntario hacía que la escuadra automática golpeara en su sien incesantemente. El escritorio se veía tan pequeño, tan diminuto. Todo en el despacho se veía lejano, quizá era la realidad que se le escurría de las manos.

Con los ojos abiertos para no perder detalle de la transición, Carlos de la Fuente jaló el gatillo despacio; tan lento que la detonación lo sorprendió en la última fracción de segundo, ahí cuando las decisiones ya son irreversibles.

…al llegar a la desembocadura del pasillo, la bala la encontró bloqueada por la sien temblorosa de Carlos pero ya nada podía impedir su potente salida. En el camino, se encontró dos paredes de hueso que jamás aminoraron su implacable paso. Fue el muro, del otro lado del despacho, lo que finalmente la detuvo, anidándose en un cuadro colgado en la pared.

Era el retrato del Presidente de la República, sonriendo en la inauguración del más reciente Centro de Salud del país.


Anuncios

6 Respuestas a “Cuello blanco

  1. Muy bueno!…qué más?..
    Me pareció acertadísima la doble historia…El corrupto y la bala…perfecto!
    Un final que vas anticipando para darnos plena cuenta sólo en el final…
    Un hallazgo…
    Besotes!

  2. Este es uno más de tus sorpresivos finales… magistral muestra de suspenso hasta el final. Felicitaciones para mi cineasta favorito. No pare maestro.
    Un beso y mis cariños de siempre,
    LaNegra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s