Los Sauces Desnudos


Nunca imaginé lo intenso que puede ser el frío en las madrugadas.
Era muy temprano, cerca de las 5:00 a.m. cuando el viejo auto de mi amigo entró en aquella extraña calle. No había un solo carro estacionado y eso la hacía particularmente desolada; Un grueso camellón partía por el centro la callejuela y tanto ahí, como en las aceras de ambos lados, había una fila interminable de Sauces curiosamente frondosos para estar a finales de diciembre.
El auto finalmente se detuvo frente a una casa exactamente igual a las demás y él apagó el motor:
-Saca el paquete y ponlo ahí. Me dijo señalando una reja blanca enfrente de nosotros y alcanzándome las llaves del carro.
Cuando abrí la portezuela, él me tomó por el brazo y con la voz aun más leve me recomendó que no abriera totalmente la cajuela.
-Sólo hasta la mitad, no más y no hagas ruido.
Para ese momento, tanta recomendación me había puesto a la defensiva, bajé descpacio y con ansiedad eché un vistazo a la calle. Todo estaba tranquilo, no se escuchaba absolutamente nada; Aquel frondoso follaje se mecía suavemente con el helado aire de la madrugada y parado ahí, noté que la hilera de Sauces era interminable, estaban perfectamente formados en tres inmensas filas, una al centro y dos más, una a cada lado de la calle. Las largas ramas colgaban justo por encima de mi cabeza.
-Seguramente por esto me dio la recomendación de abrir la cajuela sólo hasta la mitad. Para no rayarla con las ramas. Pensé.
Metí la llave en la cerradura y cuando levanté el compartimento, éste se me escapó de las manos debido a la fuerte brisa que soplaba. Intenté detenerla, pero la cajuela golpeó el árbol que estaba justo encima del automóvil. Con la mirada acompañé el movimiento de la rama sacudiéndose y como si el tiempo se hubiera aletargado y los segundos duraran horas, descubrí un par de ojos amarillos que se encendieron como una antorcha a la mitad de ese vaivén, a esos ojos siguieron otros y en una escalofriante reacción en cadena, miles de miradas se posaron en mí. Instintivamente volteé al otro lado de la banqueta y vi como se desvanecía en segundos el abultado follaje de todos los Sauces de la calle. Nunca hubo una sola hoja en las ramas.
El frío de la madrugada se acentuó y el ambiente se llenó con el sonido de cientos de alas que se batían en el viento mientras una inmensa nube de murciélagos chillaba furiosa abalanzándose sobre mí.

Anuncios

13 Respuestas a “Los Sauces Desnudos

  1. ESCALOFRIANTE!!!…

    Yo tuve, hace muchos años, una inquietante experiencia nocturna en un largo camino arbolado y poblado de murciélagos, que volaban rasantes sin tocarnos, desviándose con el espacio y el tiempo justo…
    Te piden que no te muevas porque si no hay riesgo de que se estrellen contigo, pero…es casi instintivo…
    Sentirlos pasar tan cerca te aumenta las pulsaciones y el corazón te estalla en la garganta…
    Es muy difícil mantenerse tranquilo…

    Me encantó, y en este caso, no pude evitar estremecerme con el recuerdo…

    Besos!

  2. Abrir esa cajuela fue como abrir una caja de esas que les salta un resorte con un payaso… en este caso despertaste tu fobia. Yo personalmente tengo un pacto de convivencia con un murcielago que habita mi casa. Intentamos no chocarnos, el se esconde y hace lo posible por no molestarme… aunque no siempre lo logra.

  3. Por un minuto la imagen de Batman dentro de las cavernas se fijo en mi imaginación.

    Sería exquisito encontrar en si aquel paisaje que describes, hojas vivas en lo mágico de la madrugada, reservadas para aquellos que tengan el valor y la particularidad de descubrir lo que a la luz no se dibujaría.

  4. ¡Impresionate historia!. Sinceramente me gustan mucho más los relatos cortos, que pueden expresar grandes sensaciones en cinco párrafos que grandes historias que acaban siendo pesadas, sobretodo el género de terror y misterio mi intrgia mucho.

    Yo igualmente seguiré este blog con muhca regularidad, me ha gustado :).

    Un Saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s