¿Qué es Educar?


Nadie lo sabe a ciencia cierta, no existe un instructivo, nadie educa con experiencia. Siempre se inicia ese proceso de cero. Las únicas herramientas con las que contamos son: nuestra propia experiencia de vida, los ejemplos con los que a nosotros nos criaron y el juicio. No es un proceso perfecto, jamás lo va a ser, pero así se inicia.

Los primeros años, casi siempre son dóciles, sencillos, con problemáticas que acaban siendo más de formas y menos de fondo: lavarse los dientes, jalar la llave del baño, comer bien, dormir a una buena hora, hacer la tarea de la escuela. Pero conforme crecen los niños, las experiencias de vida se vuelven más complejas, tanto para los padres como para los niños, empiezan a influir las amistades de la escuela, los amigos de la cuadra e inevitablemente empiezan las comparaciones con otras formas de educar. Comienza la educación de fondo porque las formar ya son hábitos, malos o buenos, pero ya están instalados en la vida cotidiana de nuestros hijos.

Conforma se va avanzando en el camino, la dependencia de los hijos hacia los padres comienza a disminuir gradualmente y para la adolescencia los niños creen que son adultos y los padres, generalmente, solamente vemos sus carencias y se nos vuelve difícil detectar sus fortalezas. Es normal, a nosotros también nos impone la vida y sus retos, los obstáculos e invariablemente nos preguntamos si habremos hecho lo suficiente con los hijos. ¿Sabrán lo necesario? ¿Podrán enfrentar la vida con lo que saben? ¿Entenderán los riesgos allá afuera?

Ninguna de esas preguntas tiene respuesta; las contestaciones se dan a partir de una mezcla de vivencias de los hijos en la vida, de su entorno y de cómo aprovechen las herramientas que recibieron en el hogar.

El punto central es que el miedo nos hace dudar siempre de lo que les dimos. Nunca vamos a aceptar que es suficiente con lo que recibieron para encarar a la vida. Eso es cierto solamente de forma parcial. La vida es dura, no da concesiones, no apapacha, no entiende sentimientos, solamente es como es y eso es lo que nos da miedo. Pero si hiciéramos un ejercicio de introspección y echáramos un ojo a nuestra propia vida, sabríamos que cuando enfrentamos a la vida por primera vez, solos, nos las arreglamos como pudimos, cometimos errores pero bien o mal, salimos adelante. ¿Por qué no entender este ciclo de vida y confiar más en lo que les hemos dado a nuestros hijos? La respuesta es: Miedo.

Y el miedo es un estado de la mente, es un pensamiento solamente, es incertidumbre acerca del futuro, pero ¿cuándo estamos seguros de lo que el futuro traerá?

Fernanda, mi vida, has hecho un extraordinario papel de madre, les has dado a tus hijos lo mejor de ti y eso también incluye defectos y errores, como todos. Así es el proceso de educar. Confía en lo que has enseñado, confía en la cordura y el sentido común de tus hijos, cree en ellos más, no los devalúes por el miedo. Ellos también van a enfrentar a la vida tarde o temprano y nunca sentirás que tienen el 100% de las armas para hacerlo como tu quisieras, pero nadie, jamás las tiene. Cree en Sebastián.

Cree en su juicio, en su educación, en su sentido común, en su natural sentido de superviviencia. Ésta es una gran oportunidad para que valore lo que siempre ha tenido, para que en silencio reconozca que no lo sabe todo, que no lo tiene todo y que ganárselo requiere de mucho más que gritos. Esa parte de la lección, la va a impartir la calle y es una gran maestra; dura pero increíblemente eficiente.

Tus hijos te aman, solamente que necesitan espacio para hacer lo que creen que es mejor para ellos. Nunca te van a odiar. Estoy absolutamente convencido.

Deja que pase la tormenta en silencio, tranquila, confiada, nada puedes hacer para evitar los relámpagos o las olas; él sabe nadar, no tiene un barco y no sabe manejarlo en caso de que lo tuviera, pero sabe nadar y con eso es suficiente.

Ninguna tormenta es eterna y las aguas van a bajar.

Te amo con toda el alma. Estira la mano, ahí está la mía, no me voy a mover de aquí, vamos a pasar esta y todas las demás tormentas juntos. Y juntos vamos a disfrutar cuando bajen las aguas.

Arturo.

Anuncios

Una respuesta a “¿Qué es Educar?

  1. Que bonita reflexión sobre la educación, en especial sobre la forma de verla desde la perspectiva de la vida.
    ¡Qué complejo y bonito es el concepto de educar y qué importante!
    Educar, enseñar y permitir que se aprenda… toda una experiencia que todos debemos vivir y muchos no la reconocen, ni le dan el valor adecuado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s