Desde que te Fuiste


Desde que te fuiste hice consciencia de mi mismo.

Entendí lo ligero que era y lo mucho que me pesabas.

Desde que te fuiste descubrí cuanta energía me consumías y que poco de ti era realmente mío.

Aprendí a ver la vida por lo que me regalaba y no por lo que me quitaba.

Desde que te fuiste mi existencia ha sido dolorosa pero tiene futuro.

Me abandonaste en una cama medio vacía y después comprendí que había sido yo el que te dejaba a ti.

Desde que te fuiste mi mundo se volteó y por primera vez en años fue la felicidad mi prioridad.

Te lloré con alegría y me aterraba tu regreso.

Aquella cirugía te arrancó para siempre de mi ser e innumerables quimioterapias se aseguraron de que jamás volvieras.

Sigo sin saber cómo será el mañana pero todos los días le pido a Dios que tú no estés incluido en él.

Así ha sido todo desde que te fuiste.

Anuncios